lunes, 15 de marzo de 2010

Música, fuerza, euskera

¿Sabían que el euskera no tiene desdoblamiento de género lingüístico?

El sábado por la noche estuve en el concierto que dieron en Madrid los grupos Mursego y Anari. Sobre todo, quedé impresionadísima con la primera; Maite Arroitajauregi toca el violoncello, las maracas, el platillo, sopla pompas de aire dentro de un vaso de agua... y sobre todo canta. Canta consigo misma, a varias voces, a varias capas; se graba y vuelve a cantar. Todo el mundo sabe (creo) a estas alturas de mi falta casi absoluta de talento musical; qué le vamos a hacer. Por eso experiencias como la del sábado tienen un valor especial para mí. Mursego me transportó, me transformó; fue como un bálsamo en mitad de un fin de semana algo extraño...

La verdad es que me encanta el euskera; tengo que reconocer que mi falta de oído musical se compensa con mi sensibilidad para los acentos y las lenguas. Y esas dos voces femeninas, cantando en medio de las ballenas del Moby Dick de Madrid -por cierto, el único bar en el que he estado donde parecen haberse aplicado criterios feministas para diseñar los baños: cuatro cabinas, limpias y con papel higiénico, toda la noche-, fueron como un faro de fuerza y de poder. El poder, de nuevo, de las palabras. Y, esta vez, también de la música.

Hoy he empezado el día en plan freaky y ya me he escuchado varias veces todas las canciones de nuevo en internet (http://www.myspace.com/mursego). También, por continuar con las freakadas, he estado pensando un poco... Cantar a varias voces, con una misma, me parece un ejemplo sencillamente genial del juego con las propias identidades (¿no somos como cebollas, formadas por capas y más capas? ¿No son nuestros relatos y discursos -o canciones- como cebollas a su vez?), con el poder de la creatividad, con la invención y la reinvención de una misma y del mundo.

Es para empezar con ganas la semana...

3 comentarios:

Maite dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maite dijo...

hay que ayer escribí super ràpido y no se entendía lo que decía...pues eso que nunca me había planteado eso de cantar conmigo misma, ya me gusta la idea, gracias, un beso, siento no haber estado con vosotras, me hubiera gustado pero todo fue a contrareloj...

Lola Fernández de Sevilla Gómez dijo...

Huy, hola!

Muchas gracias, no me esperaba que te llegara, je, je.
Me encantó el concierto, un gran descubrimiento.
A ver si puedo volver a oírte, muchos besos!

Página vista en total