sábado, 20 de enero de 2018

Ellos






En este día de hibernación, el aire pesa.


(Imágenes de la familia González Gomez-Urda)

miércoles, 17 de enero de 2018

Decir: Adiós



Imagen: Wolf Erlbruch, El pato y la muerte (2006)

domingo, 14 de enero de 2018

Íbamos a irnos a Amherst



into the woods,
where nothing's clear
where witches, ghosts
and wolves appear.

into the woods and 
through the fear,
you have to take
the journey.


(Stephen Sondheim.
Imagen de serendipitousromance.tumblr.com)

viernes, 12 de enero de 2018

Viernes que te quiero viernes



Mientras la casa estuvo llena de reglas y horas estrictas para ir a la cama, todas pegadas a la nevera con imanes Bryson Paper Mill, pequeños pinitos con las iniciales B. P. M. estampadas en oro, fuimos básicamente niños sin vigilancia. Encontrábamos maneras de hacer lo que queríamos, aunque siempre le dábamos mucho bombo al momento de la noche en que uno de nuestros padres (nos habían dicho, dábamos por sentado) iba a controlarnos antes de que ellos se acostaran. Nunca llegábamos despiertos a ese momento, pero sabíamos de él, creíamos en él con fervor religioso, y a veces, enviados a dormir demasiado pronto en una noche de verano inundada de grillos, nos preparábamos para él como si fuera el Juicio Final. Lo convertimos en una especie de concurso de escultura corporal y posábamos de manera elaborada sobre nuestras camas: a la pata coja encima del colchón, con la cabeza colgando por un lado, los brazos levantados en el aire y las bocas, dientes y ojos dispuestos en muecas de pasmo. "Vaya sorpresa se va a llevar mamá con esta", decíamos, o "Papá va a flipar", y después intentábamos quedarnos dormidos así. Por la mañana nos despertábamos en posturas convencionales, sin acordarnos nunca de si habíamos vislumbrado a un padre o no, o de cómo al final nos habíamos dormido en aquella posición más normal.


Lorrie Moore, El hospital de ranas (1994)

jueves, 11 de enero de 2018

Let`s the wild rumpus start

Gracias al blog Donde viven los monstruos, que sigo desde hace tiempo, llevo dos sesiones de cortos de animación basados en diferentes álbumes ilustrados que me encantan. 
Algunos son largos, pero no me resisto a compartirlos:



Donde viven los monstruos, de Sendak, un clásico que no necesita presentación;




En la cocina de noche, otra obra maestra también de Sendak; 




Madeline, de Ludwig Bemelmans, un corto de 1952 tan delicioso (o casi) como el cuento;



y El oso, de Raymond Briggs; un descubrimiento de estas noches.


Dibujitos al rescate (cuando más los necesito).

martes, 9 de enero de 2018

Día de escritura: Tentativa de aproximación

Inventario teatral 2017


Las brujas de Salem

El lago de los cisnes

Music on cycles

Secreto de familia

Pinzas

Alicia

Kaput

Las aventuras de Tomasa Sawyer

El viejo y el mar

Mon ami le monstre

Kibubu

El techo de cristal (Anne&Sylvia)

Gretel et Hansel

El sillón

The rest is silencio

Mujer Silencio

Cuidados

Partir. Una cantata para España

Por toda la hermosura

Tempus. La carrera a ningún lugar

Llueven vacas

En la ley

17 maneras simpáticas de acabar con el capitalismo

Partir

La noche del Sr. Smith

Neska eta balea (La niña y la ballena)

Pluja



Lo mejor: Kibubu, Gretel et Hansel, 17 maneras simpáticas... y Neska eta balea.
Lo peor: El viejo y el mar.
La más divertida: Music on cycles.
Seguimos hacia 2018, también teatralmente... 
... y contando minutos para París...

Página vista en total