sábado, 22 de noviembre de 2008

Violencia de género que no computa

Ayer, preparando información para el Día contra la Violencia de Género, leí que, según el Ministerio de Igualdad, este año no ha habido ninguna víctima menor de 16 años. Lo cual, no sería bueno, sino lo que cabría esperar. Sin embargo, me acordé de pronto de aquella niña de 14 años a la que mataron en Ripollet, hace unas tres semanas.

Me puse a hacer una búsqueda en Internet y acabé enfadándome. ¿Por qué el caso de la niña de Ripollet no computa en las cifras de las víctimas mortales de la violencia de género?

Para quien no lo recuerde (aunque sólo hayan pasado tres semanas, sabemos que nuestra memoria mediática es extremadamente corta) a la niña en cuestión la degolló y apaleó un compañero de instituto. Se especulaba mucho con las causas, y se dijo que el asesino había sufrido un desengaño amoroso al no ser correspondido por ella.

Lo más alucinante es que El País, por ejemplo, no mencionaba el tema de la violencia sexista en ningún momento, ni muchas otras de las páginas y blogs que consulté. Había incluso quien explicaba que es prematuro hablar de violencia de género a esas edades; está claro que no han entrado en un instituto en sus vidas. Porque la violencia de género está bien presente en las aulas, y desde muchísimo antes. No sólo, claro está, en forma de asesinatos, sino de otras muchas maneras. Que un chico de catorce años reaccione de esa manera cuando sus sentimientos por una compañera no son correspondidos sólo demuestra que existía en él una idea de posesión bien arraigada; una idea según la cual el uso de la violencia, bajo la forma de "arrebato", contra quien te dice NO, está, por lo menos, dentro de lo posible. Mi pregunta es, ¿habría sucedido al revés?

Lo peor es que me temo que, con la Ley de Medidas de Protección contra la Violencia de Género en la mano, este caso, efectivamente, no computa como violencia sexista. Porque esa niña nunca llegó a mantener una relación afectiva con su asesino. Me gustaría que alguien me lo aclarase si no es así, pero sospecho que esa es la causa de que no aparezca en las cifras del Ministerio de Igualdad. Lo cual produce escalofríos...

Y más aún, cuando los medios de comunicación realizan un tratamiento de la noticia tan sesgado e incompleto. Se resisten a llamar a las cosas por su nombre, y de ese modo disfrazan la realidad. Incorporan en sus informaciones todo tipo de prejuicios y estereotipos sobre la masculinidad y el uso de la violencia, y con ello, aun inconscientemente, disculpan un crimen.

Y esto es otra forma de violencia, mucho más cotidiana, contra todas las mujeres. Se oculta, o se maquilla, lo que sucede, llamándolo de modos diversos. Necesitamos un periodismo, y una ciudadanía, más comprometidas, que investiguen y se tomen de verdad en serio un problema que no va a desaparecer por sí solo.


http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Imputados/homicidio/menores/crimen/Ripollet/elpepusoc/20081104elpepisoc_9/Tes

http://www.lavanguardia.es/lv24h/20081104/53572752330.html

3 comentarios:

manu dijo...

¿Quieres hablar de violencia que no computa?

Está bien. ¿Hablamos de encuestas de violencia que solo se les pasa a las mujeres?

¿Hablamos de que los pocos estudios que se han parado a estudiar la violencia teniendo en cuenta a los dos miembros de la pareja, dan unos resultados muy distintos a lo que muchos se creen?

http://www.psicothema.com/pdf/3418.pdf

Si quieres hablar de todo esto, puedes pasarte por el blog de Emilio a charlar un rato: personasnogenero.blogspot.com

Saludos!

Lola Fernández de Sevilla Gómez dijo...

Hola Manu

Creo que tú estás hablando de algo distinto, que es la violencia que sufren algunos hombres, que nadie niega y que yo creo que computa donde tiene que computar.

Cuando hablamos de violencia de género estamos hablando de "violencia contra las mujeres"; una violencia que se debe a la pervivencia de un sistema patriarcal basado en la desigualdad entre mujeres y hombres, y en la subordinación de las primeras.

La violencia contra los hombres no tiene nada que ver con eso; ni por sus causas, ni por sus objetivos, ni por su frecuencia. Y desde mi punto de vista no constituye un problema social ni político (lo cual no significa que no deba ser lesgislado y castigado).

Un saludo

Anónimo dijo...

Para establecer que efectivamente existe "violencia de género", que las mujeres sufren un nivel de violencia dentro de la pareja muy superior a la que sufren los varones, hay que partir de un estudio comparativo. Pero resulta que en España las encuestas sobre maltrato dentro de la pareja sólo se hacen a mujeres, y sólo se les pregunta por aquella violencia de la que han sido víctimas, y no por aquella de la que han sido agentes. Con semejante metodología (tan equilibrada, como puedes ver) es como se ha dado nacimiento oficial a la "violencia de género".

En varios países (dispongo de estadísticas de Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Australia), en varios países, digo, se han realizado estudios (oficiales y académicos) en los que se han pasado los mismos cuestionarios a hombres y a mujeres, y en los que no sólo se les ha preguntado por la violencia de que eran víctimas, sino también por aquella de la que eran agentes. Los resultados siempre han sido muy parecidos: con más o menos matices, las mujeres no son víctimas en mayor medida de lo que son agentes de violencia dentro de la pareja. (Puedo enviarte algunas de estas encuestas, si lo deseas)

En España, desde luego, ni se hacen este tipo de encuestas, pero además las instituciones oficiales dan cifras falsas sobre el número de hombres asesinados por sus compañeras (puedo enviarte, si lo deseas, un ejemplo rotundo de esta falsificación).

En fin, que tu opinión de que "la violencia contra los hombres computa donde tiene que computar" sólo es acertada si estás de acuerdo en que donde tiene que computar es en ninguna parte.

(para ampliación de datos: athini_glaucopis@hotmail.com)

Página vista en total