martes, 18 de noviembre de 2008

Así están las cosas

Mientras en el Hospital Carlos III de Madrid se distribuyen Guías sobre el VIH para adolescentes en las que se recomienda la abstinencia sexual y se habla de la homosexualidad en términos de promiscuidad y de 'alteración conductual', ayer, cuando volvía en metro a casa, pude experimentar bien cerquita la homofobia en la que vivimos y respiramos.

A mi lado iban charlando un chico y una chica (que no tendrían más de 35 años), y que al parecer eran abogado y abogada. Hablaban sobre alguien a quien habían conocido, y, juzgándola por su apariencia física, ella concluyó: "era una lesbiana asquerosa".

Lesbiana asquerosa.

Así están las cosas.

Tardé varios minutos en reaccionar. Esta mañana, leía un blog al que nunca me había asomado, y en el que su dueña hablaba de lo pequeña que se sentía ante las muestras de homofobia (http://despabilate-amor.blogspot.com/2008/11/pequea.html). Pequeña y diminuta. E impotente.

Sé que existen muchas y buenas razones para argumentar en contra de la violencia, en contra del odio, de la intolerancia... (ya no estoy hablando sólo de violencia, odio e intolerancia homófobas), pero cuando una oye ciertas cosas -y últimamente una tiene la sensación de que van varias, todas de golpe- no puede evitar desanimarse.

Y ayer me sentí tan diminuta...

PD1: Al parecer, la Comunidad de Madrid se ha desmarcado de la distribución de las mencionadas Guías. Si así es, me alegro de que por una vez la cordura sea la respuesta. Si no es así... me tocará sentirme diminuta un poco más.

PD2: Mensaje a todas y todos las/os hipotéticas/os adolescentes que hayan leído o estén leyendo la Guía: no hagáis ni caso. Practicad todo el sexo que podáis y queráis, con quien os apetezca (mujeres u hombres), sin cortaros un pelo y sin dejar de usar CONDÓN (esto es lo que deberían haberos explicado en la Guía, pero como hay quien está interesado/a en que no gocéis de los placeres de la vida, os lo digo yo). ¡A follar!

PD3: En la última frase es donde la impotencia se resuelve en ira.

5 comentarios:

Emma dijo...

Hola! Por fin me decido a dejar un post... Es que encontré este artículo y me acordé de ti, estaría bien que lo comentaras (como ves te doy trabajo)... A mí me ponían negra esas afirmaciones tajantes sobre que la mujer es la peor enemiga de la mujer... pero ¿a qué responden? ¿Pura ideología o se esconde una realidad detrás que les da sustento? ¿Somos malas?

http://www.elpais.com/articulo/gente/Helen/Mirren/competitividad/animal/mujeres/elpepugen/20081117elpepuage_1/Tes

Anónimo dijo...

(http://www.elpais.com/articulo/gente/Helen/Mirren/competitividad/animal/mujeres/elpepugen/20081117elpepuage_1/Tes)

Lola Fernández de Sevilla Gómez dijo...

Hola Emma!

Siempre es un gusto saber de ti.
No me sale la página que dices, pero creo que lo leí.
Al parecer, Helen Mirren (una buena actriz inglesa que a mí me gusta bastante) ha hecho unas declaraciones en las que dice que las mujeres suelen culparse entre ellas en los casos de violación. Según leí, ella misma había sido víctima de abusos sexuales cuando era joven.

Yo creo que esta opinión coincide con la clásica teoría de la maldad recíproca de las mujeres, la competitividad, envidia, etc.

En fin, yo creo que hay mucha ideología en eso (ideología machista, claro), y no creo desde luego que las peores enemigas de las mujeres sean las propias mujeres ni ninguna de esas maravillas que siempre se dicen.

Pero sí pienso que hay muchas mujeres con la diferenciación y la jerarquía de roles muy interiorizada y bien aprendida; desde ahí, juzgarán a otras mujeres con dureza cuando estas hablen desde los márgenes de lo que se entiende que es "ser una mujer" (como víctimas de abusos, o como transgresoras de normas y valores de género). Pero yo creo que se trata de un efecto de la opresión. Las mujeres nos convertimos en guardianas de esa feminidad tan mal entendida, y señalamos con el dedo a quien se desvía de ella.

En fin, que no sé si he aclarado algo. Pero de todas formas sólo es mi opinión. No creo que las mujeres seamos tan malas como dicen. Ni tampoco tan buenas. Somos buenas y malas en su justa medida, según el momento y las circunstancias (como cualquiera). Ahora me acuerdo de lo que siempre dice Amelia Valcárcel sobre "el derecho al mal de las mujeres", que no somos ángeles. Pero tampoco demonios. Sólo humanas.

Uf, vaya rollo te he metido (casi parezco Víctor, ja, ja...).

¿Tú qué opinas sobre el tema?

Muchos besos y pásalo bien!!

MundoA dijo...

¿las mujeres nuestras peores enemigas? Para mí se trata de la mejor manera de preservar el patricarcado (sin que haya que poner mucho más esfuerzo una vez que la semilla ha sido bien implantada): divide y vencerás.
Eso lo han conseguido durante siglos, dividirnos y enfrentarnos. Por cuestión de número, somos más pero nos han tenido acalladas y escondidas en esa educación machista. Ya no más.

a p n e i c a dijo...

me gusta mucho tu blog, he accedido a él a través de el_lector. tocas temas muy interesantes.

esa y otras formas de homofobia existen y no sólo se ven como algo muy normal, sino que están más que aceptadas. si a alguien se le ocurre decir que no está de acuerdo con que hablen así, se le tacha de "tiquismiquis". no dicen la palabra negro delante de un negro pero sí que dicen otras cosas delante de personas que podrían ser bisexuales o homosexuales perfectamente. dan por sentado que si respiras tienes que ser heterosexual.

Página vista en total