sábado, 28 de febrero de 2009

Parque sí, golf no

Ayer quedé con una amiga y después decidí volver a casa atravesando el parque. Se trata de uno de los principales parques con los que contamos en esta zona de Chamberí. Al Gobierno de la Comunidad de Madrid se le ocurrió hace... ¿un par de años? que lo prioritario para los vecinos y las vecinas era construir un gigantesco campo de golf en medio del parque. Ignoro qué consultas ciudadanas se realizaron para llegar a esa conclusión... y tengo la sensación de que el Gobierno de la Comunidad de Madrid también lo ignora.

El caso es que ayer, a eso de las siete de la tarde, atravesaba yo el parque, que a esas horas estaba hasta arriba de gente. Y no pude por menos que preguntarme por qué el PP tiene esta inclinación tan patológica hacia el cemento y el hormigón. Porque más o menos el 50% de la superficie del parque está prácticamente sin árboles, de modo que vas andando entre la valla que linda con la calle y la enorme red-infraestructura-matapájaros verde y amarilla que separa el campo de golf del resto. Idílico.

Ese era el parque donde yo jugaba de pequeña... yo y varias generaciones más de este barrio. Aparte de las connotaciones sentimentales que pueda tener, ¿hay alguien en su sano juicio que actualmente le siga llamando parque a eso?

Además, han eliminado el césped y lo han sustituido por un extraño material escamoso marrón. Parece un desierto, la entrada a un hótel o a una urbanización de lujo. Pero no un parque.

Sé que existe un grupo en el distrito que se reúne mensualmente y organiza actividades denunciando lo que han hecho con nuestro parque (tienen un blog: http://parquesienchamberi.org/).

Por lo que nos espera, por el futuro de nuestros parques (¿qué harán con el del Oeste -asfixiado por los botellones- o con la Dehesa de la Villa? ¿asfaltarán también y los convertirán en recintos para el pseudo deporte de pijas y pijos?), los madrileños y las madrileñas deberíamos reflexionar sobre el tipo de ciudad y servicios que queremos.

Miedo me está dando todo esto.

3 comentarios:

karma dijo...

Me parece muy bien que no quieras que se haga un campo de golf en tu parque,lo que no estoy de acuerdo es que digas que es para PIJOS,yo soy jugadora de golf,soy trabajadora,no PIJA,por favor un respeto,lo que deberias hacer es informarte de lo que es un campo de golf,un campo de glof cuida el medio ambiente,hay lagos,arboles,etc...en fin un hotel de 5 estrellas para los animales,te invito a que entres en mi blog,elite-golf.blogspot.com y leas,la esencia del golf y el golf adaptado.Y por ultimo juego al golf porque me da la gana.mas campos de golf menos ladrillo.un saludo

Lola Fernández de Sevilla Gómez dijo...

Tengo dudas sobre que un campo de golf sea respetuoso con el medio ambiente; uno de aprendizaje, desde luego, no (si quieres convencerte pásate por el de Chamberí). Lo del hotel de 5 estrellas para los animales... en fin.
Tienes razón en que he generalizado demasiado al hablar de pijos/as; sin embargo, hay algunas condiciones en la práctica del golf (sobre indumentaria, aprendizaje, etc.) que me hacen reiterarme en mi idea de que se trata de un deporte excluyente y elitista.
Y esa disyuntiva entre campos de golf y ladrillo, me temo, es bastante ficticia: los campos de golf promueven el ladrillo, y, si no, pásate por el parque de Chamberí, que ha quedado reducido a un conglomerado de redes, palos de metal, césped sintético y cemento. ¿Eso es un parque? Esta es la pregunta que yo me planteaba. Y lo siento, pero la respuesta (para mí) sigue siendo NO.

Saludos.

Noemi dijo...

Pues yo tengo que decir que no se puede generalizar por que un campo de golf como dices el de Chamberí, sea así como describes, eso no hace que todos los demás sean iguales. Los campos de golf que conozco son una maravilla, la naturaleza que los rodea...nada de ladrillo...invitan a pasar el día y sin duda repetir. Estoy a favor de los campos de golf, aunque no dudo que los haya que sean un desastre, pero no se puede generalizar. Por último decir que no soy aficionada al golf, no he jugado nunca.

Un saludo.

Página vista en total